PRECIOS SIN CONTROL PARA ACABAR EL 2018

Estamos teniendo un último trimestre de vértigo en las operaciones del Mercado Eléctrico, con unos máximos diarios desconocidos para estas fechas de finales de verano.

Unos precios que en el mercado spot (mercado diario) se han disparado por encima de los 70€/Mwh y que en el mercado de futuros a corto plazo (para el cuarto trimestre de 2018) alcanzan los 78€/Mwh. Basta comentar que LA SOLAR-ENERCOOP ha realizado una compra de respaldo para este cuarto trimestre del 2018 a 72,5€/Megavatioshora (1.000 Kilovatioshora), cuando el resto del 2018 se ha ido comprando a unos 52€/Mwh.

Os acompañamos este gráfico ilustrativo de la situación.

EVOLUCIÓN DEL PRECIO MEDIO DEL MERCADO DIARIO

PERIODO 2012-2018

Fuente: Epexpot, OMIE, OMIP, AEGE.
(*) Media acumulada del Spot (PRECIO DIARIO) hasta fecha de 07/09/18, completado con los futuros inmediatos hasta final de año.

Qué puede pasar a partir de enero

Esperamos que los precios se moderen. Al día de hoy los precios en el mercado de futuros permiten compras a precios que rondan los 60€/Mwh, y aunque finalmente sea el mercado diario quien fije los precios finales, si no hay sorpresas podemos leer en el mercado de futuros un indicador de por donde irán estos precios…eso va a suponer una rebaja de la tensión alcista (seguro) y una bajada de precios (esperemos). Una bajada que no será a los niveles de 2017, pues ya sabemos que cuando los precios suben debido a elementos externos, y éstos se mantienen, no se regresa a los precios anteriores.

Si observamos la tabla, los futuros para el 2019 marcan el Mwh a 62,7€, sin embargo en estas mismas fechas del año 2017, la cotización para futuros del 2018 estaba en 48€…y ya nos parecía caro.

COTIZACIÓN DEL MERCADO DE FUTUROS DE ELECTRICIDAD

FOTO A 07/09/18

 

Fuente: Epexpot, OMIE, OMIP, AEGE

Como están reaccionando las comercializadoras

Al igual que nosotros, el resto de comercializadoras se han visto o verán afectadas por esta subida, lo que ineludiblemente conlleva un incremento de precios que se verá reflejado de modo inmediato o en los siguientes meses, ya que de otro modo estará en juego la viabilidad económica del negocio, un negocio que juega con unos márgenes muy cortos y que no es capaz de soportar 2-3 meses consecutivos de grandes pérdidas.

No descartamos la desaparición de comercializadoras medianas y pequeñas, y sabemos incluso de la cancelación de contratos por parte de grandes compañías (Naturgy) para no entrar en pérdidas..

Por qué ha subido tanto el precio

En los precios, que muchas comercializadoras fijamos trimestralmente , se repercute fundamentalmente el precio del Mercado Eléctrico, que representa un alto porcentaje de este precio final. En los últimos meses, el precio del Mercado Eléctrico ha registrado una subida muy importante, una subida muy comentada en los medios de comunicación y que incluso va a llevar a la ministra Teresa Ribera este próximo día 19 de septiembre a comparecer en el parlamento.

El motivo de esta subida de precios este trimestre, obedece a varios factores:

– Trimestre con baja producción eólica.

– Subida de los precios de los derechos de emisión de CO2: si en octubre de 2017 se situaba en 6 €/tonelada emitida de CO2, en la actualidad (14 de septiembre) se están pagando a 25 €/tn. Unos precios que no volverán a bajar a esos niveles en los próximos años debido a la necesidad de cumplir con los acuerdos de Paris COP21 contra el cambio climático.

– Aumento del precio de las materias primas, especialmente el del carbón y el gas, y también de otros commodities como el  petróleo que venimos ya notando en los combustibles de automoción

Estos dos factores aumentan el precio de oferta en el Mercado eléctrico de los ciclos combinados (gas natural) y las térmicas de carbón.

– Aunque tengamos los pantanos a buenos niveles, la energía hidráulica (que no registra aumento de su coste de producción), ha marcado los precios máximos en la mayoría de las horas, ya que oferta y vende a “coste de oportunidad”, es decir, las grandes eléctricas retienen el agua en los pantanos hasta que entran tecnologías como el gas marcando un precio más alto, momento en que le dan al botoncito, sueltan agua venden esta energía hidráulica a un precio mucho mas caro que el de coste o incluso que el de las Centrales de gas, encareciendo aún más los precios finales.

– Paradas no programadas de centrales nucleares en España y en Francia. Lo que hace que, por una parte Francia nos compre electricidad y, por otra, que recurramos a energías caras para cubrir nuestra demanda…al tratarse de un mercado marginalista afecta al precio de todas las energías.

-Llegado aquí habrá quien se pregunte ¿por qué si consumo energías renovables me afecta la subida del carbón?.El mercado español de la energía eléctrica es de tipo marginalista, lo que quiere decir que la tecnología más cara en producir electricidad marca el precio al que cobran todas las energías disponibles.

Qué se puede hacer a nivel particular ante estas subidas

– No vamos a reiterar aquello que ya es bien sabido, asi que básicamente diremos que hay que procurar emplear la electricidad necesaria, bien sabemos que la energía más barata es la que no se consume, y por lo demás, tratar de optimizar el consumo.

Qué se puede hacer a nivel político

Cuando hablamos de decisiones políticas entran en juego muchos intereses, tanto empresariales, de los ciudadanos y del propio estado en materia de recaudación… se trata de buscar un equilibrio.

Desde La Solar somos conscientes de ello, pero también asistimos una y otra vez a situaciones donde los precios, ya sea por un motivo o por otro, suben…es decir, cuando llueve sube la electricidad porque llueve, y cuando no llueve, pues sube porque no llueve.

El control que tienen las grandes eléctricas sobre todos los medios de producción de la energía permite obtener situaciones de ventaja ante cualquier adversidad, en este caso la subida del precio del Carbón y de los derechos de emisión….en otro momentos será la falta de lluvia, una alta demanda puntual por frío o por calor o la que sea.

Lo que no podemos permitir es que, por un lado, tengamos una de las facturas de luz más caras de la UE, con una renta bastante menor que el resto de países, basta decir que nuestro Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es algo más de la mitad que el de Alemania, Reino Unido o Francia, lo cual quiere decir que debemos hacer un esfuerzo mucho mayor para atender los pagos mensuales…y por otro lado tengamos a nuestras grandes eléctricas manejando beneficios que duplican los de otras eléctricas análogas de países de la UE.

Tengamos en cuenta que el precio de la electricidad supone un 35% del coste total de la factura, todo lo demás son añadidos…eso quiere decir que las medidas que se pueden tomar a  nivel político pueden servir tanto para contener el precio de la electricidad, como para  descargar los añadidos a la factura, y éstas serían unas cuantas:

Para el control de precios de la electricidad:

– El control por parte del gobierno de las grandes hidráulicas, es decir, la reversión una vez finalicen las concesiones en los embalses…, sabemos que  8 concesiones caducan en 2019, 9 en 2020 y así hasta 250 en los próximos 20 años. Este control permitiría utilizar la energía generada por la gran hidráulica para contener un mercado al alza, y no para vender a coste de oportunidad (ya explicado arriba) encareciendo el mercado.

– Sobre las mismas grandes hidráulicas, reclamar la llamada “Energia de reserva” que figura en todas las concesiones y contempla  que el 25% de la producción del total de energía; o debe ser revertida al estado a precio de coste, o a un precio fijado en contrato. Hoy por hoy, tan sólo la CHE (Confederacion Hidrográfica del Ebro) está reclamando esta Energía de Reserva judicialmente….en los demás casos se la estamos regalando a las grandes eléctricas por inacción política.

– Frenar el incremento de compra de carbón, que si bien se está conteniendo en 2018, sigue siendo relevante, tanto para el precio final de la electricidad como para el cumplimiento de los acuerdos de Paris COP21 para frenar el cambio climático. En el gráfico vemos el incremento de consumo de carbón en el año 2017 que hubo en nuestra país.

FUENTE: Statistical Review of World Energy 2018

– Fomentar el autoconsumo doméstico y de la pequeña empresa con energías renovables, ni más ni menos que al igual que se hace en países de nuestro entorno, donde la apuesta por las renovables permite menor control de las eléctricas y un abaratamiento que la propia Secretaria de Estado de Industria cifra en un 2% en el mercado spot si hubiera un 2% de autoconsumo en nuestro país.

– Regulando mejor el mercado marginalista (ya explicado) que tenemos, que no es que sea el peor sistema, Alemania funciona igual, pero cuando hablamos de tener un Oligopolio que controla todas las formas de producción, pues se acabó la competencia y este tipo de mercado pierde parte de su sentido quedando en manos de jugadas económicas. Una fórmula sería segmentarlo en función de la tecnología ofertada.

– El empleo de la Interrumpibilidad como mecanismo de respaldo ante las subidas por las restricciones técnicas (hablamos de evitar casos como el repunte de enero del 2017). Esta medida ya la ha propuesto la CNMC….Y a la par, que se regule el mercado de restricciones, donde se oferta diariamente muy por encima de los 180€/Mwh (que es el límite del mercado diario), pagándose verdaderos disparates por Kwh.

Para el control del precio final de la factura:

– El paso del gasto de incentivos a las renovables, que supone un 19% de la factura, a los Presupuestos Generales del Estado, por cuanto los beneficios de estas renovables, tanto en soberanía energética, como en PIB, en impuestos y en ahorro de emisiones de CO2 son del Estado, no de los consumidores de electricidad por lo que no deberíamos pagarlo. (Aqui coincidimos con las grandes eléctricas).

– La rebaja de los impuestos aplicados; la primera medida es eliminar el Impuesto Electrico (IE) que corresponde a las antiguas ayudas al carbón y supone un 5% sobre potencia y energía, y reducir el IVA 21% aplicado a lo que consideramos un bien de primera necesidad y que debería estar sujeto a IVA superreducido (4%)…es decir, de tal modo que pasemos de un impuesto acumulado para el consumidor del 27% al 4%.

Para compensar se puede subir el impuesto que abonan las eléctricas sobre su beneficio, Iberdrola que ganó en 2016 la friolera de 1.400 mill. de €, pagó un 3,2% en impuestos, igualito que cualquier trabajador o autónomo.

– Revisar el déficit de tarifa, esta deuda que nos comimos con patatas, que llegó a ser de 30.000 mill. de € y que actualmente supone algo más de 20.000 M€…una deuda ya titulizada que hipoteca nuestro futuro con el pago a unas eléctricas que simplemente, pactaron con los políticos de turno, que no ganaban lo suficiente.

– Publicidad y transparencia en los Pagos por Capacidad. Nos llevaríamos muchas sorpresas si se hiciera público su funcionamiento, a quien se le paga y cuanto se paga… y sería el primer paso para su definitiva desaparición. (estos pagos son considerados por la UE subvenciones ilegales encubiertas).

-Aún hay más medidas, que afectan al funcionamiento del mercado, a los peajes de acceso o la modernización de los sistemas de transporte de la electricidad para combatir las pérdidas…pero con éstas medidas enumeradas bastaría  para reducir el coste final de la factura de un bien, la electricidad, del cual no podemos prescindir y que debe ser considerado de primera necesidad.

– Insistimos, el pais en el que queremos vivir debe ser mínimamente serio y  es corresponsable, por los que no puede permitir la existencia de la llamada “Pobreza energética”, y debemos entender que la solución a este tipo de pobreza no pasa por la beneficencia sino que debe estar regulado como un derecho.

Hay que proteger los bienes de los cuales los ciudadanos no podemos prescindir, la electricidad es uno de ellos, al igual que lo es el derecho al agua.

Y para acabar, una medida fundamental sobre la gran lacra de este sector:

– Eliminar las puertas giratorias, es decir, el paso de la política a la empresa eléctrica. LA MAREA (informe de sep 2018)  tiene identificados 175 casos de cargos o ex cargos que saltaron desde la política a la empresa energética con suculento sueldo, empezando por políticos tan conocidos como Felipe González o Aznar.

Miguel Angel Mena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *