Oportunidades del COVID

Cuantas lecciones podemos aprender de este periodo tan anómalo, y cuantas oportunidades para dar ese giro inimaginable hace unos días.  La humanidad se ve contra las cuerdas en su frágil cascarón creado a partir de la pésima gestión del planeta.

Personalmente, no veía yo modo de dar un giro rápido a esta locura de mundo. Demasiada inercia para conseguir frenar y cambiar a tiempo. Hoy albergo alguna esperanza. 

La primera cuestión es algo muy movido por las redes sociales y medios: ¿Somos la plaga? No, me parece una frase simple. El problema es el sistema que nos hemos dotado para gestionar nuestro mundo, un reflejo de los valores imperantes: el capitalismo y, su gran error, el crecimiento infinito. Lógicamente imposible en un medio finito.

El “Cómo empezó todo” es una segunda reflexión. La pobreza y la extensión de la destrucción de la naturaleza hizo que alguien, algún día, tuviera contacto con un virus cuyo reservorio natural, un murciélago, era ajeno a nuestra cadena alimentaria.

La  extensión también merece la pena: 8.000.000.000 de nuevos hospedadores se abren gracias a nuestro modelo global y urgente. A todos sitios, y lo más rápido posible. 

¿Cuáles son las oportunidades? De modo muy general, el parón está trayendo muchas tensiones, a familias, comunidades, países y sectores económicos. Y de modo muy general, hemos tenido un parón súbito en el consumo de energía. 

Dada su enorme infraestructura de extracción, refinado, almacenamiento y distribución, el mundo de los combustibles fósiles está sufriendo lo indecible. Hemos visto fenómenos nunca conocidos antes, y la cadena de almacenamiento ya no da más de si Cerrar un pozo no  es tan fácil como cerrar un grifo y la industria petrolera está entrando en un efecto dominó de consecuencias impredecibles, y los bancos detrás. Creo veremos a la mayor economía mundial contra las cuerdas, que a su vez es el gran gendarme planetario. Estados Unidos enfrenta la caída de un sector básico y la pobreza por la ausencia de apoyos sociales para los desempleados. En un país lleno de armas, puede ser de película. 

Un segundo elemento fundamental ha sido la aparición de los Estados como elementos principales de la economía global. Muchas empresas para ser rescatadas tendrán que ceder parte de su propiedad al Estado, con lo cual ganaremos todos en capacidad de intervenir sobre la economía. Si a esto sumamos una decisión que parece valiente por parte de Alemania, una recuperación económica muy basadaen los sectores ambientales, podemos encontrarnos frente a un escenario inédito. El retroceso del gran capital, el paso adelante de los estados, la caída de los combustibles fósiles… todo ello nos da un escenario inimaginable hace solo 8 semanas. Creo que en España tenemos un gobierno precioso para aprovechar esa oportunidad. La ministra de transición ecológica es  valiente y conocedora de lo que lleva entre manos. Todo mi apoyo para ella y tantos actores sociales que están colaborando para que no perdamos esta inesperada oportunidad. Desgraciadamente muchos miles de personas van, o vamos a morir en este proceso, pero como bien estamos viendo, tienen que llevarnos muy al extremo para reaccionar. Ojalá nuestra capacidad para manejar datos nos hubiera conducido a esta decisión de un modo más tranquilo, pero eso ya forma parte de la psicología humana y del pasado. Veremos.

Antonio Soler (Director de Desarrollo de LA SOLAR y Presidente de Nueva Cultura por el Clima)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *